Asados argentinos que crean momentos inolvidables

Asados argentinos que crean momentos inolvidables


La gastronomía, la puesta en escena y el disfrute de una buena compañía tienen la capacidad de crear recuerdos memorables en cada uno de los comensales. ¿Quién no ha dicho alguna vez?... ¡Aún recuerdo el delicioso aroma de la carne asada en casa de mis abuelos los domingos!


El cerebro y nuestra memoria son capaces de asociar ocasiones especiales a aromas y olores muy concretos. El olor a brasas y carbón, una cocción perfecta de la carne y la jovialidad con la que se celebran las parrilladas argentinas son sin duda, placenteros estímulos que quedan almacenados en la memoria.   


Disfrutar de un asado argentino es una experiencia que abarca mucho más que una reunión de amigos o familiares. Tras este acontecimiento gastronómico existe un ritual de celebración y un afán por compartir los mejores productos junto a personas especiales.    



Un ritual de celebración en ocasiones especiales 


Las ceremonias del asado son el pretexto perfecto para celebrar momentos especiales: haber alcanzado ciertas metas, cumpleaños, reuniones familiares de domingo o cualquier ocasión que implique salir de la rutina creando una atmósfera festiva, puede ser un buen momento para celebrar una parrillada. Como su preparación consta de varias fases entre las que se incluye la selección de la carne, el lugar de celebración, herramientas de cocción y corte y la extensión de la invitación a amigos o familiares, estos acontecimientos, se planean con tiempo y dedicación. De ahí, que adquieran un carácter de ritual gastronómico. 


La calidad de los productos un requisito indispensable


Cuando se celebra un asado, tanto si se trata de una invitación en la que se quiere agasajar a los invitados como si se está en una reunión entre amigos, los productos que se van a utilizar para su preparación son siempre de alta calidad. La estrella de la velada es la carne de vacuno argentino y es por ello, que cobra la máxima importancia el uso de carnes de primera calidad. Para su selección, es importante acudir a carnicerías que garanticen que la importación proviene de Argentina y que cuentan con un sello de calidad diferenciada. Asimismo, al existir distintos tipos de corte y procesos de maduración más largos para algunas piezas en concreto, como la pieza conocida con el nombre de “Dry Aged”, es recomendable acudir a centros de alimentación especializados.       


Momentos junto a personas especiales   


Reunir a familiares o amigos alrededor de una parrilla es un acto de amistad y de vínculo familiar muy común en Argentina y en otras partes del mundo. Celebrar un asado argentino se encuentra unido al hecho de compartir en todos sus ámbitos: compartir confidencias, compartir secretos, compartir historias, etc. Sin duda, conlleva pasar tiempo con las personas que son más especiales de nuestro entorno y ello, a su vez, se convierte en un derroche de generosidad al tratar de conocer los gustos personales de cada comensal. Un ritual que empezó en en los campos de Pampa Húmeda y que a día de hoy, se ha extendido internacionalmente uniendo a familias enteras alrededor de los fogones. ¡Es increíble lo que un asado puede hacernos sentir!